Contrasta la gastronomía

La girella y el palpís. Las sopas de pastor y la vianda. El freginat y el civet. La tortilla de senderuelas y el trinchado con tocino. El xolís, la secallona, el farcit de carnaval y la traidora. El queso llenguat y el requesón. El allioli de membrillo y el Filiberto. La Ratafia y las galletas de nueces. Morro y Oreja. Las setas y la trufa... toda una variedad de productos y platos que hacen surgir las emociones creando una experiencia inolvidable.

La cocina pallaresa avanza con recetas ancestrales heredadas degeneración en generación. Se elabora con productos genuinos que habían quedado recluidos en el consumo casero, como era el caso delos quesos, o que se habían abandonado desde siglos antes, como el vino, que, nacido en las laderas soleadas de las cercanías de Sort,evoca la aspereza amable de los mostos de las orillas escalonadas del Rin y el Mosela.

Ha sido con el esfuerzo de ganaderos valientes y tenaces, y de emprendedores en la cocina de excelencia, que se ha creado una masa crítica de calidad. Cocina elaborada con dedicación con productos autóctonos y de temporada. Esto explica que la única estrella de la Guía Michelin de la demarcación de Lleida sea de un restaurante del Pallars Sobirà.


PRUÉBALA !!!