Contrasta el paisaje

El Parque Nacional de Sant Maurici y Aigüestortes, el Parque Natural de l’Alt Pirineu, La Pica d’Estats, el lago de Certesacan y el Port de Salau...

El Monteixo, Montsent y Montorroio. Collegats con la Argenteria y el congost de Montrebei con la cueva colomera. La Roca del Aguila, el Pico de la Gallina y el Cap de l’Ovella.

El teleférico del Estany Gento y el tren de los lagos.

El bosque de Virós, el del Gerdar, la mata de Valencia y la mollera de Escalarre.

El pla de Boet, el pla de Boavi y la Sierra de Boumort.

Paisajes de picos, caminos, sierras, cerros, marcas, desfiladeros, llanuras y rocas.

Los puentes medievales, los castillos y las torres de vigilancia. Las fuentes, los bebederos, los lavaderos y las balsas. Las cabañas, cuevas y bordas. Los pueblos vestidos de piedra y pizarra, rodeados de huertos y gobernados por sus campanarios. Ermitas en el cielo suspendidas.

Montañas, prados y desfiladeros, rusticidad de los pueblos y un rico legado industrial; carbón, minas, hierro y fraguas.



Gran contraste de los valles pallareses, escasa distancia entre ellos pero con gran diversidad.

Valles repletos por doquier de una fauna y flora única: la flor de nieve, la amapola, la Xicoia , el tomillo y la lavanda. Los níscalos, los mujardones, las senderuelas, las colmenillas, los rebozuelos, los hongos negros, la barba de chivo y las trufas. El quebrantahuesos, el buitre, el águila, el alimoche, el gallfer, la perdiz, la garza real, la trucha y la nutria. El oso pardo, la oveja Xisqueta y la vaca bruna. Los rebecos, corzos y gamos. El jabalí, la liebre y el gato montés.

Un espacio único, donde se conjuga la solitud, el silencio y la magnitud del paisaje, que permite liberarse de las preocupaciones. Cordilleras rodeadas de cordilleras cerca del cielo. Valles estrechos surcados por sus ríos de aguas cristalinas. Y los pueblos ancestrales, ricos de historia, llenos de rincones donde parece que el tiempo se ha detenido.

No es suficiente con observar sinó que se debe caminar.

DISFRÚTALO !!!